viernes, 11 de diciembre de 2009

domingo, 6 de diciembre de 2009

La ética del demonio


Personalmente creo que para entender una obra artística, tienes que conocer al autor, o al menos sus intenciones, y conocer también su contexto (sociedad, vida y demás factores).

Todo lo relacionado con el artista, todas sus influencias, son expresadas en su obra, en cierto modo, como una conclusión.


¿Que puedo decir de mi y de mi obra? Que hoy, estoy cabreado con el mundo. He depositado todo mi odio en mi arte y seguramente sea una manera de calmarme y de evadirme.

La fotografía presente es una pieza más, un resultado, de una serie de días vividos en un mundo demasiado loco. El conjunto de mis normas interiores, muchas veces se tambalea. Me ha tocado vivir un mundo en donde algunos niños son pequeños demonios, matando y violando. Donde jóvenes se divierten torturando hasta la muerte a un animal. Donde otros roban cantidades infinitas de dinero, que ni si quiera se contar, con total impunidad. Donde la prensa amarilla es la reina de la información. Donde la masa es tan silenciosa, que parece un charco estancado de mierda.

Mientras nos hundimos en el barro, nos vamos divirtiendo, ponemos la televisión y nos tragamos fútbol, series de turno y algún reality show. ¿ Y nuestros políticos? Esa especie de raza aria que dicen poseer la verdad, hablan de unidad, hablan de confianza, hablan de tolerancia, hablan de fé. Hacia tiempo que no veía tanto patetismo tan junto. El gobierno y sus opositores podían hacernos un favor, suicidarse y dejarnos en paz. Ya no creo en ellos.


Está es mi obra y está es mi fotografía, soy una persona que ha sido influenciada por la era de la imagen, por miles de clichés sociales. Me han educado para ser un ciudadano modelo y me han enseñado que debo esforzarme para conseguir un trabajo pésimo y ganar un sueldo ridículo. Y este es el resultado.


Si, hoy estoy muy cabreado, y también triste. Triste por ser consciente de que vivo en un mundo de incultos y de yo formar parte de ese mundo.




[ Texto publicado en Yareah Magazine http://www.yareah.com/magazine/ ]